Entrevistas

Entrevistas

Rodrigo Paillaqueo: “El cariño del hincha unionista me motiva a estar en Santa Cruz”

26 de octubre de 2020

Oriundo de la comuna de Lo Espejo, el arquero Rodrigo Paillaqueo Muñoz se ha convertido en uno de los estandartes de Deportes Santa Cruz desde que se sumó al plantel en 2018, año en que el club jugaba en la Segunda División Profesional.

Conocido por el profesor Osvaldo “Arica” Hurtado, Paillaqueo llegó a la escuadra unionista para ser protagonista bajo los tres palos, cartel que honró con excelentes actuaciones y que consagró con el campeonato de la división y el regreso de Santa Cruz a Primera B tras 21 años de espera.

Hoy, después de tres años y 65 partidos con la unionista, el formado en Colo Colo no esconde su compromiso con la escuadra santacruzana, concretando su mudanza definitiva a la ciudad. “Hace un año que estoy viviendo en Santa Cruz. Últimamente se ha hecho difícil porque estoy lejos de mis hijos  Gastón y Noelia, especialmente por el contexto de la pandemia, pues hace seis meses que nos los veía, pero ellos saben que el papá tiene que trabajar”, indica.

A pocos días de que se reinicie la segunda rueda del Campeonato Juegaenlinea.com y mientras el primer equipo se encuentra en entrenamientos enmarcados en un mini-intertemporada, aprovechamos para conversar en profundidad con el capitán de Deportes Santa Cruz, quien reveló momentos sobre el inicio de su carrera y analizó el rendimiento que espera alcanzar junto a sus compañeros en la recta final del torneo, con la intención de concretar los objetivos planteados, así como también de responder a ese inmenso cariño que día a día les demuestra la hinchada.

 

¿Cómo fueron tus inicios en el fútbol?

Parece ya que muchos futbolistas cuentan lo mismo, pero fue para salir del barrio. Provengo de un sector complicado como lo es la comuna de Lo Espejo, sobre todo por el tema de la droga y delincuencia. Mi papá buscó una salida para ese contexto, entonces me inscribió en una escuela de fútbol a los nueve años. Durante todo el 97’ estuve ahí para luego en el 98’, con 10 años, ser seleccionado para integrar las inferiores de Colo Colo. Fue una época difícil, porque me acomodaba estar en la calle con mis amigos, sin darme cuenta del daño que eso me provocaba.

 

¿Qué recuerdas de tu paso por Colo Colo?

Comparto eso de la vieja escuela. Al comienzo tuve un profesor llamado Patricio, ya después llegó el profesor Hugo González, quien tiene una trayectoria tremenda en el Monumental. Es increíble estar en una institución así. Entré al profesionalismo a temprana edad. A los 16 ya pertenecía al plantel y a los 17 jugué mi primer partido por una Pre-Sudamericana frente a Universidad Católica. Entonces decidí dedicarme a jugar, aprendiendo muchas cosas y conociendo grandes personas también. Estar en Colo Colo me ayudó mucho, me facilitó una llamada a la selección. Hice un proceso en el que estuve con la “Generación Dorada”. A pesar del buen momento, quise dejar este deporte porque me comentaron que por mi estatura no podía ser arquero de selección. Estaba siendo titular por sobre Toselli, quien había tenido una lesión, pero poco antes de comenzar el sudamericano nominan a Richard Leyton, arquero titular en el inicio de ese torneo que finalmente terminó jugando Cristopher, así como el Mundial de Canadá 2007, al que no fui nominado.

 

Me imagino que fue un golpe duro esa situación en tu carrera futbolística…

Sí, fue un golpe duro, pero hasta el día de hoy recuerdo el llamado de dos jugadores importantes que me marcaron: Arturo Sanhueza y Moisés Villarroel, compañeros en esa época, quienes me aconsejaron que no dejara de hacer lo que me gustaba, que estas situaciones pasaban.

 

¿Cuáles fueron los siguientes pasos en tu vida profesional?

En 2007 me voy a préstamo a Coquimbo Unido, donde fui segundo y tercer arquero, por debajo de Andrés Ferreira, jugador de calidad y capitán de ese equipo, por lo que tuve pocas posibilidades de jugar. Lamentablemente, en diciembre de ese año me fracturé la muñeca, lo que fue otro duro golpe, porque Colo Colo, dueño de mi pase, solo cumplió con el tratamiento y después quedé sin club. No jugué en todo el 2008. Ahí es cuando conocí al profesor Osvaldo Hurtado, que estaba dirigiendo a Magallanes en Tercera A, y me invitó a participar del proyecto había. Al principio no quise porque no estaba bien físicamente, había subido de peso y me faltaba movilidad en la muñeca, pero el “profe” me insistió en que volviera porque tenía condiciones. Terminé aceptando y en febrero de 2009 ya estaba jugando de titular. Estuve en la “Academia” ocho años aproximadamente y fue donde logré el ascenso el 2010.

 

¿Qué vino después?

Terminé contrato, me quedo sin club nuevamente, pero justo un preparador físico que había tenido en Magallanes se hace cargo de San Antonio Unido. Me llevó con él porque sabía que era bueno en esa categoría. Tristemente no me fue bien en esa aventura, pero tuve el primer acercamiento con Santa Cruz, porque me tocó venir a jugar un par de partidos. Recuerdo que mi familia quedó fuera del estadio debido a que estaba repleto, primer hecho que me llamó fuertemente la atención de esta ciudad y que me gustó.

 

¿Cómo ocurre tu arribo a Deportes Santa Cruz?

Antes tuve un par de pasos por Unión La Calera y La Pintana, en este último equipo vuelvo a encontrarme con Deportes Santa Cruz, pero esa vez dirigido por el profesor “Arica”, con quien tuve una conversación para fichar por el club. Me preguntó si quiero venir, a lo que respondí con claridad que sí, porque me interesaba el proyecto. Así el 2018 llego a Deportes Santa Cruz, mismo año en el que logramos el Campeonato de Segunda División Profesional y el ascenso. Ya en 2019 participamos en la Primera B, donde estuvimos cerca de meternos en la liguilla, ilusión que mantenemos este 2020, tratando de mejorar lo hicimos la temporada pasada.

 

Respecto a la actualidad, ¿qué Santa Cruz veremos en esta segunda rueda del campeonato?

La verdad es que nos ha costado un poco. Tenemos muy buenos jugadores, pero varios factores como lesiones, pandemia y estados anímicos que han influido en que no podamos juntar bien las piezas. Nos ha tocado viajar en casi todo los partidos y en la mayoría de estos hemos sido visita. Ese ímpetu de futbolista de querer sacar todo adelante a veces nos pasa la cuenta. Asimismo hemos tenido expulsiones innecesarias y hemos cometido penales que han estado al límite. Todo eso te juega en contra, pero como he dicho, mantenemos la ilusión de hacer las cosas bien. Sabemos que esta segunda rueda será totalmente diferente, en la que deberíamos ver ese Santa Cruz que ganó en Calama, el que se trae ese punto con un jugador menos de Talcahuano y el que triunfó merecidamente en el epílogo en La Calera.

 

¿Cuál es el Santa Cruz que quieren demostrar en cancha?

Creo que nos merecemos muchos más, sobre todo por el trabajo. Nos han empatado y ganado partidos en los últimos minutos y debemos corregir esos pequeños detalles. El gol de la victoria de Puerto Montt nunca debió concretarse, lo más justo era el empate. El partido malo que tuvimos frente a Magallanes no es la expresión del Santa Cruz que queremos. Pero sí te destaco los partidos de Calama, contra Núblense o Barnechea, en los que se vio el nivel al que apuntamos. Estamos conscientes de que tenemos esa calidad y tenemos que identificarla rápido. Debemos mantener la concentración en todo momento, aún más en esta categoría que se juega cada balón con los dientes apretados.

 

¿Qué papel juega el cariño de la hinchada?

Siempre lo he dicho, la gente nos ha apoyado mucho a través de redes sociales. Esto es igual para todo los equipos, pero nosotros lo sentimos más por esa cantidad de mensajes que nos envían. Ese cariño del hincha fue una de las primeras cosas por las que quise venir a Deportes Santa Cruz. Aman a su institución y lo que único que buscamos es representarlos de la mejor manera. Sabemos que no están contentos por lo que se ha hecho hasta ahora, pero que sepan que se está trabajando, y espero que mantengan la confianza porque esto lo sacamos adelante todos juntos.